jueves, 25 de julio de 2013

TOMÁS SOLER BORJA: POETA DE LA NOCHE EN BLANCO DE GRANADA

Iniciamos una sección nueva en el blog de La noche en blanco de Granada titulada Poesía para La noche en blanco de Granada, que incluirá a todos los poetas que intervendrán en la antología La luna en verso, que incluirá a una nutrida nómina de poetas de habla española de dentro y fuera de nuestras fronteras.  Será una fórmula de interés para conocer a los poetas que se han sumado a nuestra iniciativa internacional de Noche en blanco. Comenzamos esta andadura con el poeta de Águilas, Murcia (Acróbata, que será su seudónimo), Tomás Soler Borja, de quien ofrecemos algunos poemas adjuntos a una breve biobliografía de su autor.



TOMÁS SOLER BORJA:
POETA PARA LA NOCHE EN BLANCO DE GRANADA








Nacido a orillas del Mediterráneo, desde bien temprano dos fueron sus pasiones: El mar y la Literatura. A la primera de ellas dedicó profesionalmente casi veinte años, sin por ello dejar de disfrutar a diario de los libros que desfilaban por sus manos. Libros de distintos géneros, que línea a línea, iban desvelando tantos secretos a aquellos ojos que no se cansaban de contemplarlos. Ahora, en tierra firme, discurre su día a día leyendo como siempre, además de escribiendo bajo el seudónimo de “acróbata”. Estas, sus letras, pueden ser visitadas en un par de blogs de su autoría (enlace 1)(enlace 2)

También ha participado en una antología digital de carácter solidario con los más desfavorecidos titulada: “El camino del corazón solidario”. Además de participar activamente en varios ciclos de recitales poéticos tanto a nivel local como en otras localidades cercanas. Destacando entre todos ellos su participación en el II Encuentro Nacional de las Artes y de las Letras del Mediterráneo.



PASA LA VIDA




Ruge el levante,
arriba la ola
y rompe en las piedras.

Salta la mar,
vuela la espuma
en una bandada de aves blancas
y ya la ola no es ola
y ya la mar
no es nido de plumas azules.

Sólo salitre, gotas frías
como dientes de sable
en mandíbulas de tigre
que asaltan, mojan
                          y muerden.

Y así, sin más,
en la noche sin estrellas,
hora tras hora,
ola con ola
desde esta orilla desnuda
tan al norte del ayer,
tan al sur de la última morada...
pasan los días,
              pasa mi vida.



TEATRO ROMANO




I ACTO


Sé, que bajo ese vestido blanco
de patricia de otros tiempos,
tu desnudez de bronce
y fuego,
de nácar y miel de azahar
está deseando sentir
el ardor plebeyo de mis labios.


II ACTO


Y esa, tu desnudez de diosa,
de diosa clásica en este milenio,
está pidiendo,
pidiéndome a gritos
en sus silencios rojos
de cristianos conformes a los leones,
que arda Roma,
que nada quede libre de las llamas
en esta noche de calor
y versos echados a volar.


III ACTO


Sé, que tu cuerpo
de Diana Cazadora
está clamando desde este banco
de piedra y siglos,
clamando en la mudez de un grito
con todas sus flechas rotas
por ser cazado,
por ser presa fácil
en la ternura de mis besos gladios.


IV ACTO


Y ésta, tu carne de estrella,
toda pasión desbordada
a orillas del Mare Nostrum.
Esta carne titilante
bajo la niebla cegadora
        de un paño de algodón
impaciente aguarda al final de la obra
para que el Imperio de mi amor
caiga firme sobre los idus
             de tus muslos en flor.


V ACTO


Lo sé,
sé que lo nuestro no son los reinos
ni las conquistas imperiales,
sino la república del deseo
y contarnos boca con boca
toda la historia de Roma
leyéndola en el espejo de los ojos
que nos miran,
que nos desnudan,
que son tuyos, que son míos.



 POEMA FINAL




Quiso atrapar todo lo bello,
todo lo extraordinario, todo lo inusual,
toda la vida...

Para que ésta no escapara
de repente, en un instante,
de un soplo al siguiente,
ya...

Quiso atrapar ese momento,
este momento,
todos los momentos
que irremediablemente
se pierden por los resquicios
                                       del tiempo.

Y no se le ocurrió otra cosa
que ponerse a escribir.

El resto es historia.
Historia y versos,
letras y más letras
          camino del silencio.

Sólo eso,
       sólo esto.



                                           Tomás Soler Borja










6 comentarios:

  1. Preciosos textos. Felicitaciones, poeta!
    Un cordial saludo desde Miami.

    Jeniffer Moore

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Jeniffer.

    Saludos desde esta orilla.

    ResponderEliminar
  3. Y es que Granada siempre ha sabido elegir su voz.
    Sentidas palabras poeta.
    Enhorabuena amigo!!

    ResponderEliminar
  4. NO SABIA ESTA FACETA TUYA, ENHORABUENA

    ResponderEliminar